En www.reddit.com se preguntó a los usuarios sobre cosas que solamente pueden experimentarse en Suiza, y aquí les tenemos las once respuestas más asombrosas y graciosas:

 

  • Inmediatamente después de la salida del tren un joven soldado de al lado nos preguntó si habíamos visto su rifle. Mi esposa y yo nos miramos estupefactos y le respondimos que no. Entonces, se me olvidó en el anterior tren, susurró el uniformado, abrió una Feldschlösschen (cerveza nacional) y llamó a su comandante.
  • Pasé por una cebra y un automovilista siguió en la carretera detrás de mi espalda antes de que yo llegara al andén; de inmediato frenó brusco, bajó la ventana y me pidió disculpas por su mal comportamiento de manera exagerada.
  • Estaba esperando un tranvía atrasado; después de un minuto la gente empezó a ponerse inquieta y mirar en la dirección de la que debía llegar, después de dos minutos hizo ruidos nerviosos y después de tres minutos una parte de las personas se puso en marcha en vez de esperar más.
  • Vi en la calle a dos tipos que limpiaron a mano el interior de una caneca de basura.
  • El Coop Pronto (el Carulla de Suiza) al lado de mi lugar de trabajo abre a las 07:30am; según mi reloj GPS los empleados nunca lo han abierto con más de 10 segundos de retraso.
  • Hace años nuestros vecinos organizaron una fiesta, invitaron a amigos y vecinos; una pareja participó, se fue a las 10 en punto, llamó a la policia y se quejó por el ruido de la fiesta de la que acabó de salir.
  • Todas las fechas para las votaciones populares (4 por año) están definidas hasta el año 2036.
  • Regué agua sobre mi camiseta en verano y la puse sobre una silla en el balcón; al siguiente día encontré una nota en mi puerta de entrada que decía que estaba prohibido colgar la ropa en los balcones para secarla.
  • Colgamos nuestras carpas recién lavadas en el secadero común, no usaban ni la mitad del espacio, después del fin de semana encontramos una carta de un vecino furibundo – obviamente sin nombre.
  • Pasé una semana en Gstaad, estaba en una terraza de un restaurante en medio de tiendas en cuyos mostradores no hay precios; y entonces, entre turistas y gente rica, llegó un rebaño de vacas que dejó todo lleno de sus excrementos.
  • Mi hijo de tres años, en una pataleta, cerró la puerta del apartamento con rabia. Cinco segundos después, un vecino abrió su puerta también, y la cerró con toda su fuerza, para mostrarnos nuestro mal comportamiento.

 

Auf Deutsch: https://www.blick.ch/baa/11-dinge-die-du-nur-in-der-schweiz-erlebst-id15113961.html

 

Stephan Bernhard